El traductor autónomo

 In Agencias, Trabajo

Un CV de traductor autónomo es más fácil de elaborar que uno que hayamos confeccionado para una agencia. De entrada, no es necesario poner la foto ni mencionar la edad. También ayudan las fechas recientes que pueden revelar nuestra incipiente actividad, lo que con suerte puede darnos un perfil de persona joven.

La experiencia que puedo aportar como traductor autónomo no es negativa, pues brinda la oportunidad de darse a conocer al gremio y conseguir un cliente por aquí, otro por allá. Además, las ventajas de este perfil profesional son mayores que las que proporciona trabajar por cuenta ajena. En primer lugar, se dispone de libertad de horarios, planificación del tiempo, tienes tu propia oficina en casa, etc. Tampoco hay la necesidad de ajustarse a las reglas o a la dinámica de un jefe de departamento, como pasaría si trabajaras en una agencia. Aun así, las condiciones laborales del autónomo son frágiles. Por baja de enfermedad, paro o interrupción de la actividad, la base de cotización tiene que ser mayor para poder optar a unas percepciones económicas.
 

Las agencias de traducción y los clientes directos

Existen dos perfiles de clientes para negociar las tarifas: las agencias de traducción, y clientes directos a los que ofreces tus servicios. De estos últimos los hay de dos clases, los de España y los europeos (UE) y americanos. En el primer caso, si una agencia contrata tus servicios freelance la negociación tiende a la baja y repercute en tu contra. Si eres traductor novel recién graduado, vas a manejar tarifas bastante precarias porque te las impondrán ellas, te guste o no. No queda otra para empezar a traducir profesionalmente. Pero es aconsejable que, como traductores, nos fijemos un límite y no aceptemos tarifas que ridiculicen la profesión y denigren nuestro trabajo.

Con los clientes directos es diferente. Por poner un ejemplo actual, ahora que vivimos en los últimos coletazos de esta crisis pandémica, podríamos traducir para la OMS textos que nos hayan enviado porque necesitan una rápida divulgación de información. También podemos tratar directamente las condiciones económicas llevando a cabo una negociación satisfactoria para ambas partes. La OMS es una institución con mucho presupuesto. Diga lo que diga el voluntariado desprendido y abnegado que se ofrece a trabajar gratis durante la crisis, la ganancia de pescadores está garantizada para estas grandes corporaciones. Así que no nos rebajemos ni nos sintamos mal por ganarnos la vida. Estas agencias también se la ganan, a expensas muchas veces de nuestra salud y esfuerzo.

Con clientes o empresas fiscalizadas en España hay veces que puedes mantener tu tarifa, otras no. Los clientes europeos, en cambio, no suelen discutirlas y las aceptan sin más, aunque en ocasiones la discusión tome otros caminos. Una vez tuve una riña amable sobre los aspectos gramaticales de una traducción con un cliente que no sabía nada de español. Latinoamérica es otro mundo. Sus tarifas son bajísimas en relación con las de España.

Antes de esta aventura freelance como traductor, trabajé muchos años como administrativo por cuenta ajena. Esto aporta ventajas como el contacto humano y la cercanía laboral con los compañeros. Siempre que respeten tu espacio y lugar como profesional que conoce su trabajo, pienso que es bueno que haya jefes y empleados. Pueden coexistir tanto este ámbito como el emprendedor. Las startups permiten una colaboración entre colegas que resulta muy positiva. Muchos traductores pueden delegarte encargos si confían en tu buen hacer. Incluso la colaboración con clientes de otros países resulta satisfactoria en este sentido.
 

Trabajar desde la legalidad

Y en lo referente a la tributación, siempre que estos contactos de la UE desempeñen un tipo de negocio, su número de IVA permitirá al autónomo de España dejar en blanco la celda del impuesto del IVA e IRPF en las facturas. Esto quiere decir que no necesitas cobrárselo y Hacienda no te lo reclamará. No obstante, dejas de aportar tus impuestos a la Agencia Tributaria, y cuando presentes la declaración tendrás que pagar más. Si tus clientes son personas físicas que no llevan a cabo ningún negocio empresarial, Hacienda te obliga a facturarles el IVA si están fuera de España, lo que afectará al presupuesto de tus servicios, que será más elevado y, a la hora de la declaración anual, podrá reclamártelos el fisco.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

ACEPTAR
Aviso de cookies